“Fátiga” de fin de semana.

Consultante:  mujer de 32 años

La consultante  pasaba muy triste y sin fuerza cuando llegaba el fin de semana, en su trabajo y actividades de lunes a viernes o hasta el sábado pasaba “ bien” , pero del sábado de tarde o domingo sentía que algo “ la dominaba” y esta sensación de apatía solía extenderse hasta el lunes, razón por la cual faltaba la estudio o trabajo.  A través de los protocolos como “la línea de tiempo” recordó que  a los 4 años veía llorar a su mamá desde el sábado en la tarde en que el papá no llegaba a dormir, y que por más que trataba de ganar su atención, su mamá pasaba en la cama triste, su hermana mayor  era quien la “cuidaba” Sus padres se separaron, su madre se fue con los hijos de su 1er compromiso y su papá se quedó con ella, los fines de semana  iba a pasar con su mamá, y recuerda que su papá se quedaba triste.

Este fue su continuar con la programación de los fines de semana.

 

Al revisar el transgeneracional, salió a la luz  una vivencia de la abuela, quien  había sido dado al cuidado de una tía cuando sus padres se separaron, y los fines de semana que pasaba con su mamá , escuchaba las quejas y lamentos y reproches hacía el padre. Cuando iba donde el padre, siempre le decía que se vaya a vivir con él, pero su tía la había aleccionado que n o la dejará que era su gran compañía. 

La historia tras la historia era que en sus relaciones afectivas  había estado por años 4 años y 4 en el actual novio sin poder salir de relaciones donde no se sentía bien, pero  no lograba la fuerza para terminar, se mantenía por la pena de no dejarlos.

 A través del abordaje ,  pudo tomar consciencia  que esas parejas eran “dobles de su papá”  y no los quería  dejar, pues ella quedó con el anclaje de ver los 4 años. Luego de trabajar en el conflicto desencadenante y programante,  salió de su malestar de fin de semana, y logró terminar la relación de Edipo que mantenía con su novio.  

Aun de adulta ciertos fines de semana iba a pasar a la casa del papá ( ya divorciado, a acompañarlo, por pena…. Hasta que cambió las visitas a dormir  por salidas a comer  o de integración con la parte paterna. Ya de eso 2 años y decidió ser ella misma su prioridad se fue de viaje.

Quizás muchos hayan vivido algo similar,  es clave las vivencias de la 1era infancia. Cada situación es única y cada persona puede tener diversas maneras de reaccionar ante las experiencias y tomar las decisiones que deseen para modificar y generar una nueva visión y perspectiva de su historia lejos del rol de víctima o juzgamiento que pudieron haber tenido antes, es clave dentro del proceso de “nueva consciencia”.

Alexandra Sánchez

Psicoterapeuta – BioNeuroCoach -Reconnective Healing Practitioner. – Terapista Floral

Fuente de Imagen: Emaze.com

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *