BIODESCODIFICACIÓN DE LAS HEMORROIDES

HEMORROIDES

Definición: Varices (inflamación venosa) localizadas en el recto y el ano. Aparecen unos bultos tipo almohadillas que producen dolor en el ano y sangre de color brillante en las heces.

Técnico: 1 ª y 4 ª Etapa Embrionaria.

Vagotonía: Las varices aparecen en fase de reparación del conflicto.

Conflictos de soltar pedazo.

Conflictos de identidad.

Las varices externas se relacionan a conflictos de contacto e identidad (4ª Etapa) mientras que las internas a conflictos de soltar pedazo y territorio (1ª Etapa).

Sentido biológico: Las hemorroides son varices en el ano. Hay una necesidad de mejorar riego ahí donde reposa mi parte sensible al sentarme (mi identidad, mi lugar). Una variz aparece en la fase de reparación de un conflicto de venas (desvalorización en la familia y suciedad que hay que limpiar) y en el ano (fase activa de un conflicto de identidad). En fase activa se ulceran para aumentar el cauce venoso que lleva la sangre a ser limpiada, y es en fase de reparación que se retuercen y aparecen las varices.

Conflicto: Conflicto de identidad y de marcaje de territorio (ano), vivido en femenino (cerebro derecho).

El conflicto de territorio en relación al ano equivale a: “Donde pongo el culo”.

La palabra clave es “mi sitio” ¿Dónde me siento? ¿Sé cuál es mi sitio?

Las hemorroides de las embarazadas responden al pensamiento inconsciente de dudar de su sitio: “¿Cuál va a ser mi sitio ahora que viene el niño?”.

Conflicto de rabia por el pasado, con mucho temor a soltarse por la sensación de llevar todavía muchas cargas (de territorio sucio y familia) y no poderlas manejar: «Me dan por el culo y puede que esto siga si no vigilo».

Aparecen en fase curativa del conflicto de territorio, o sea: “cuando se encuentra el sitio”.

Miedo a ser abandonado por la madre o duelo no hecho respecto a la madre.

No quiero volver a casa (familia de sangre), es una mierda llegar a casa y….

Hemorroides internas: “Aquí no puedo soltar el pedazo (la guarrada que me hicieron y todavía siento), no es mi territorio”.

Diccionario Bio-Emocional .(Joan Marc Vilanova Pujó)

 

HEMORROIDES

Las hemorroides son varices, dilataciones ensanchadas de las venas, una especie de ampolla. Están situadas en la región del ano y del recto. Visto que las hemorroides pueden producirse en los casos de estreñimiento, presión alta, embarazo, voy a comprobar en estas enfermedades si vivo una o situaciones que se vinculan a ellas. Cuando hay dolor, esto se relaciona con estrés; cuando hay hemorragia, se relaciona con una pérdida de alegría.

Las hemorroides me indican una tensión y un deseo interior de forzar la eliminación, como si intentase de hacer salir algo muy fuertemente; al mismo tiempo, la acción de retener se manifiesta. El conflicto entre empujar y retener crea un desequilibrio. Las venas permiten suponer una situación indicando un conflicto emocional entre la acción de rechazar y de repulsar y la acción de querer retener y bloquear la emoción en el interior suyo. Por ejemplo, este conflicto puede brotar en los niños que se sienten emocionalmente abusados por sus padres (que quieren rechazarles) y que a pesar de todo los quieren y quieren que se queden con ellos reteniéndoles. Otras causas se relacionan con las hemorroides: un sentimiento intenso de culpabilidad o una vieja tensión mal o no expresada, que frecuentemente prefiero guardar para mí y que vivo frente a una persona o una situación que “me parte el trasero”.

El cuerpo me avisa con esta señal.

Algo en mi vida necesita estar “aclarado”. Seguramente vivo estrés, sobrecarga de presión con relación a la cual me siento culpable.

Quizás tengo plazos que respetar y tengo mucha dificultad en soltar, hacer confianza y puedo sentirme obligado a cumplir mis obligaciones y mis responsabilidades incluso si lo que quiero, es hablar y expresar mis necesidades para rectificar o ajustar algunas situaciones.

Además, llevo este peso solo porque el orgullo que vivo me incitará a no pedir ayuda a nadie.

También puede que viva un sentimiento de sumisión con relación a una persona o a una situación en que me siento disminuido, como si fuera una nulidad.

Cuando hallo la causa metafísica de mi dolencia, tomo consciencia y acepto esta situación temporal que me ayudará a hallar la ayuda para liberarme.

Mis pensamientos y mis acciones están sostenidos por el amor.

Todo se armoniza en mí y las hemorroides desaparecen.

El Gran Diccionario de las dolencias y enfermedades de Jacques Martel

 

Descodificación biológica de las hemorroides

Comúnmente relacionadas con episodios de estreñimiento  ralentización del flujo intestinal y sequedad de las heces, la descodificación biológica revela que las hemorroides representan en realidad un conflicto de identidad. Literalmente, la zona ano-rectal simboliza el lugar donde uno se acomoda, en el que uno se siente a gusto. Son personas que albergan dudas sobre su identidad real y sobre el reconocimiento de esa identidad por demás, en un clima de rabia por el pasado, por algo que vivió y sintió como una afrenta que aún sigue viva en su mente. Además, hay una tendencia a reprimir la expresión de ese sentimiento de no ser reconocido. Hay una carencia de reconocimiento que el afectado guarda en su interior sin expresarse al respecto. Se vive esa incertidumbre en silencio, aislado.

Son, en definitiva, conflictos de marcaje de territorio ya que éstos siempre se manifiestan en la zona ano-rectal. La persona con hemorroides sufre consciente o inconscientemente la imposibilidad de tomar su lugar. Siente que no puede hacerse valer y ser reconocida por la que considera su verdadera identidad, sobre todo con respecto a la familia, el trabajo y la sociedad.

Cuando las hemorroides son sangrantes entra en juego la figura materna y entonces debemos valorar y tener en cuenta matices y sentimientos como el hecho de no poder posicionarse en la vida sin la madre o necesitar permanentemente su presencia y opinión. Vuelve a estar presente, como vemos, la incapacidad de soltar, de dejar fluir la vida sin aferrarse a etapas de la niñez en las que posiblemente hubo carencias afectivas; pero que, desde luego, pertenecen al pasado y ya no volverán.

Si la hemorragia que acompaña a las hemorroides es interna el conflicto oculto tiene el sentido de “guarrada”, de afrenta que hemos sufrido sin haber podido o querido responder visceralmente. En cambio, cuando es una hemorragia externa el conflicto está relacionado de lleno con la identidad.

Afrontar la curación de hemorroides desde la BioNeuroEmoción implica tomar conciencia de que éstas expresan una presión generada por estados emocionales y por temores de los que la persona afectada no se permite hablar y que, obviamente, pretende ocultar. Indudablemente, esta represión se convierte en una carga que acrecienta el problema. La persona se crea una presión añadida, se exige demasiado. En el fondo, subyacen una inseguridad material y una dificultad para tomar decisiones.

Paradójicamente, cuanto más acusada sea esa actitud interior de inseguridad, más probable será que aparezcan episodios de hemorroides y si ya existen, se agravarán. No hay que obligarse ni exigirse a “hacer” o “tener” para aliviar o neutralizar ese sentimiento de inseguridad. Al contrario, lo esencial es aprender a “soltarse”, adquirir más confianza en uno mismo. Y, por supuesto, no retener las palabras, expresar lo que se siente, dándose derecho uno mismo a tener miedos y dudas.

En terapia de BioNeuroEmoción, la toma de conciencia del conflicto no resuelto –hacer consciente lo inconsciente- es necesaria e imprescindible como primer paso. Después, el trabajo para cambiar las creencias y las emociones tóxicas asociadas al conflicto, ya sea a través de Programación Neurolingüística (PNL)hipnosis eriksonianahipnosis clínica o una simple relajación, proporciona una curación rápida, efectiva y definitiva.

Jesús Casla

 

 

Te puede interesar leer sobre:

El Estreñimiento:

BIODESCODIFICACIÓN DEL ESTREÑIMIENTO

 

Absesos:

BIODESCODIFICACIÓN DE LOS ABSCESOS

Autor entrada: Alexandra

Psicoterapeuta - BioNeuroCoach

Deja un comentario